PLASMA RICO EN PLAQUETAS

El plasma rico en plaquetas (PRP) es un concentrado proveniente de la sangre autóloga del paciente. La concentración de los factores de crecimiento de este imagecompuesto son de tres a cinco veces más numerosos que en el plasma normal, lo que ayuda a la cicatrización de los tejidos.  La aplicación del PRP es reportado por varias especialidades como: Dermatología, Cirugía Plástica, Estomatología, Otorrinolaringología, Urología, Oftalmología y Neurocirugía.

En relación a la especialidad de Ortopedia, el PRP es utilizado en pacientes con lesión del ligamento colateral medial de la rodilla, afecciones crónicas de los tendones (tendinitis del manguito rotador, epicondilitis del codo, tendinitis del Aquiles), fascitis plantar; ruptura muscular aguda y retardos de la consolidación y seudoartrosis; así como en pacientes con condromalacia y gonartrosis.image

La aplicación de PRP puede ser llevado a cabo de forma ambulatoria y es obtenido de la propia sangre del enfermo. La aplicación intrarticular del PRP en pacientes con gonartrosis constituye una alternativa más, disponible para el tratamiento de esta enfermedad.
La artrosis es una de las enfermedades crónicas que afectan con mayor frecuencia al ser humano.

imageLa presencia de pacientes con gonartrosis primaria es cada vez mayor debido al envejecimiento de la población, aparición de la enfermedad en edades más tempranas de lo usual y la necesidad de los pacientes afectados de tener una mayor capacidad funcional.

El cartílago articular es un tejido avascular, aneural y alinfático, expuesto a múltiples macro y microtraumas, que provocan daño en su estructura y por lo general progresión hacia la artrosis. Por otra parte, este tejido tiene un potencial de cicatrización muy limitado. Los factores de crecimiento presentes en el PRP desempeñan un papel muy importante en la modulación de la expresión fenotípica de los condrocitos, estos factores de crecimiento incrementan la proliferación de condrocitos y la síntesis de proteoglicanos. Por otra parte, el PRP contiene mediadores catabólicos que reducen la inflamación dentro de la articulación y favorece la producción de ácido hialurónico.

imageLa combinación del efecto anabólico del PRP y la inhibición del catabolismo inflamatorio contribuyen a la reparación del cartílago articular y reduce los resultados desfavorables después de la cirugía como por ejemplo la microfractura.

La artrosis es la forma más frecuente de artritis, la prevalencia de esta enfermedad es del 30 %, en especial en pacientes mayores de 75 años. image

El incremento en la frecuencia de pacientes con artrosis no solo está relacionado con el aumento de la edad; existen otros factores como: el aumento de laxitud de los ligamentos que incrementa con la edad, la debilidad de las estructuras musculares y periarticulares, así como la reducción por parte de los condrocitos de la producción en la matriz y la disminución en la respuesta a los factores de crecimiento por parte de estas células. Existen otros factores que influyen en el aumento de la artrosis como: género, predisposición genética, obesidad, aumento de la densidad mineral ósea y trauma.

Aunque la introducción del PRP en la artrosis es de pocos años de evolución, sus resultados son alentadores, en especial para enfermos en estadios tempranos de la enfermedad. En la actualidad, la aplicación del PRP es combinado con la realización de procedimientos quirúrgicos por vía artroscópica, lo que ayuda a la reparación del tejido cartilaginosos dañado, al compararlo con otros métodos.image

El cartílago articular hialino de la rodilla es un tejido avascular, aneural y alinfático con escasas posibilidades cicatrización por sí mismo, debido a su escasa población celular. La aplicación del PRP ayuda en la reparación del daño de este tejido, en especial en los estadios más incipientes de la enfermedad.